Renacidos para Ser Reyes y Sacerdotes

Renacidos para Ser Reyes y Sacerdotes

Introducción

Dios ha depositado en las manos de la Iglesia la AUTORIDAD para determinar el destino de las naciones de la tierra.

Es importante estar convencidos acerca de esto, de la posición que tenemos y el
dominio que ejercemos.”

En Oseas 4:6 dice: “Mi pueblo perece porque le faltó conocimiento”.

Ignorar tal llamado y autoridad hace que la iglesia pierda y retroceda.

Base Bíblica

“Bendito sea el Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo que nos bendijo con toda
bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo Jesús.” Efesios 1:3

Este pasaje es extremadamente revelador, ya que resalta dos cosas importantes:

1. “Somos bendecidos con toda bendición espiritual”

Note claramente la extensión de la bendición, abarca la totalidad, ahí está lo físico,
emocional y por supuesto lo espiritual; cualquier necesidad que usted tenga o pueda
imaginar es cubierta por esta bendición, ¡es ilimitada!

2. “En los lugares celestiales”

Esto nos habla de un nivel superior, de autoridad, poder y dominio. Está por encima
de, no tiene comparación. Es lo mismo que dice en Daniel 4:25, “El Altísimo gobierna
sobre el reino de los hombres.”

Las cosas temporales deben de sujetarse ante lo eterno; lo invisible es superior a lo
visible. Es decir que traemos las bendiciones del cielo a la tierra, a través de conocer
lo que nos pertenece y saber con certeza que nos movemos en dos mundos: el espiritual
y el físico/natural, que tenemos dos ciudadanías; la celestial y la terrenal.

Desarrollo

Efesios 1:17-23, nos habla del nivel de autoridad de la bendición que Cristo nos ha
dado, veamos 5 aspectos relevantes:

1. El poder de la Resurrección que operó en Cristo (v.20) también opera en nosotros.

2. Le sentó a la diestra del Padre en lugares celestiales.

3. Gobernando sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, sobre todo
nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero (v.21).

4. Sometió todas las cosas bajo sus pies y se lo dio por cabeza sobre todas las cosas
a la Iglesia (v.22).

5. Somos su cuerpo, la plenitud de Aquel que lo llena TODO en TODO (v.23).
En otras palabras, Cristo fue entronizado por Dios Padre, sentándole a su diestra en
lugares celestiales.

Ahora leamos detenidamente Efesios 2:6, “Y juntamente con él nos resucitó, y asimismo
nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús.”

Aquí quiero mostrarles 3 cosas importantes:

A. Lugar de privilegio

Aunque le parezca difícil o increíble de entender así es, usted y yo estamos entronizados
a la diestra del Padre. Cristo la cabeza y nosotros el cuerpo, somos de la misma
naturaleza, de una estirpe y linaje real. Cristo le regresa al lugar original, al lugar de
privilegio.

B. Autoridad delegada

Ahora entendemos con claridad Mateo 28:18-19 “Toda potestad me es dada en el
cielo y en la tierra, por tanto id y haced discípulos a las naciones.”

¡Qué nivel de autoridad nos ha sido dada! El recibió tal autoridad y ahora nos la entrega
a nosotros, su iglesia que estamos sentados en lugares celestiales.

C. Despojó a los Principados y Potestades

Según Colosenses 2:14-15, Hebreos 2:14 y Apocalipsis 1:18 dice que Cristo despojó a
los Principados y Potestades, los exhibió públicamente, anuló todo lo que era contrario
a nosotros, literalmente destruyó al que tenía el imperio de la muerte, y ahora es
Jesús quien tiene las llaves de la muerte y del Hades.

¡Ese es nuestro Dios y ese poder, señorío y autoridad lo ha dado a la Iglesia, es usted
quien gobierna; el diablo y las tinieblas no tienen ningún poder; porque él fue vencido
y exhibido públicamente y está bajo la planta de sus pies!

¿ De dónde sacamos esta Autoridad?

De Jeremías 1:10, “Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos,
para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar.”
¿Se está dando cuenta?

Reyes y Sacerdotes

En Éxodo 19:6 dice: “Y me seréis un reino de sacerdotes y gente santa.” ¿Puede ver
el cambio? Dios saca a su pueblo de la esclavitud al Palacio, de oprimidos los cambia
para ejercer gobierno. De igual modo hoy, somos llamados para gobernar sobre
toda la creación.

En 1Pedro 2:9, nos da el propósito… “Para anunciar las virtudes de Aquel que nos
llamó de las tinieblas a la luz admirables.”

¿Cómo anunciamos esto?

Con el sacerdocio de Jesús, apoyados en Hebreos 7:22-28. No es un sacerdocio débil
e imperfecto; sino santo y perfecto; no terrenal sino celestial. El sacerdocio de Jesús
no es levítico, sino según el orden de Melquisedec, no es de la ley sino de un nuevo
Pacto; Pacto de sangre, esto es por su Gracia. El sacerdocio de Jesús tiene una ordenanza de connotación celestial.

Ilustración

¿Se imagina usted a un gobernante de una nación, con plena potestad y ejercicio
de sus funciones dar una orden y que sus ministros no le obedezcan, o peor aún,
mendigando en la calle cuando tiene abundancia de bienes y recursos en el palacio
o casa presidencial?

De igual modo no podemos imaginar una iglesia débil y mediocre, sino todo lo contrario,
en la cima, sentada en lugares celestiales, ejerciendo poder y señorío.

Conclusión

Es tiempo Iglesia que te levantes con la Autoridad con que Cristo te ha investido, ¿eres tú
la llamada a dar a conocer a los principados y potestades, la multiforme sabiduría
de Dios en los lugares celestiales.

Esa es tu identidad, es tu rol protagónico, eres llamada a conquistar, a poseer, porque
eres Rey y Sacerdote del Dios Altísimo.

Share

Harold Caballeros es un abogado guatemalteco, empresario, rector universitario y político.
Fundador de Ministerios El Shaddai, Corporación de Radios Visión y Universidad San Pablo de Guatemala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *